blog / artículos / Blog

Educación Financiera, la clave ante el sobreendeudamiento

30 septiembre, 2020

En el complejo escenario económico actual, ha cambiado drásticamente las realidades de las personas que han asumido un compromiso financiero. La cesantía,  la incertidumbre laboral y la falta de ingresos, han provocado que las cifras de endeudamiento se disparen. Actualmente, la deuda de los chilenos llegó a casi un 75% de sus ingresos según el Banco Central. Números que alertan y que obligan a todos los actores a tomar medidas, desde los consumidores hasta las instituciones financieras.

En el complejo escenario económico actual, ha cambiado drásticamente las realidades de las personas que han asumido un compromiso financiero. La cesantía,  la incertidumbre laboral y la falta de ingresos, han provocado que las cifras de endeudamiento se disparen. Actualmente, la deuda de los chilenos llegó a casi un 75% de sus ingresos según el Banco Central. Números que alertan y que obligan a todos los actores a tomar medidas, desde los consumidores hasta las instituciones financieras.

Eduardo Vilches, Master en Finanzas de la Universidad Adolfo Ibáñez y Gerente General de Staff Chile, conversó con Radio Bío Bío acerca de la importancia de la educación financiera para evitar el sobreendeudamiento.

 

¿Cuáles son los factores que lograron generar esta sociedad endeudada?

Las cifras dejan claro que el endeudamiento y sobreendeudamiento va al alza. El principal motivo es el asumir compromisos financieros para el consumo, que son a corto plazo pero se terminan convirtiendo en deudas a largo plazo. Por ejemplo al comprar un televisor en determinadas cuotas, muchas veces la duración del compromiso excede la vida útil de este bien. Puede pasar que a la hora de querer comprar un segundo televisor, me deba volver a endeudar sin haber terminado de pagar el primero. El endeudamiento asociado al consumo del corto plazo, termina convirtiéndose así, en un sobreendeudamiento.

 

¿Cómo se puede abordar esta situación?

De múltiples formas, pero la principal es educación financiera. La población chilena no está ilustrada en ese aspecto. Día a día, nos vemos enfrentados a la toma de decisiones financieras y el hecho de no haber recibido información en colegios, universidades y centros de formación técnica, provocan que la persona, a la hora de enfrentarse a este dilema, solo tome atención a la cuota mensual y no a cuanto va a pagar realmente, durante cuánto tiempo y con qué porcentaje de intereses.

 

Esto hace que como sociedad, junto a todos los actores de la industria del crédito, debemos empezar a abordar el tema de la educación financiera desde el colegio, adaptando las mallas curriculares para que las personas tengan las herramientas que les permitan tomar mejores decisiones.

 

¿Y qué pasa con las tarjetas de crédito emitidas por el retail?

Existe un estudio muy interesante de la Universidad San Sebastián, Equifax y Mapcity, que dice que el 42% de la deuda morosa va asociada al retail y luego lo sigue la banca con un 28%. Las entidades financieras que vienen del retail, salen de lo convencional y generan una mayor exposición en las personas, al estar sometidas a las condiciones particulares de determinada casa comercial.

 

¿Y qué condiciones tiene el retail para poder entregar tarjetas de crédito con tan pocos requisitos? Muchas veces solo con el RUT…

Efectivamente, las barreras de entrada para poder acceder al crédito son muy bajas, incluso para aquellas personas que aun no tienen ingresos. Por ejemplo en las universidades, donde se ofrecen cuentas corrientes a estudiantes. Los bancos apuestan a captar clientes hoy, pensando en los flujos futuros que esta persona puede llegar a tener. Entonces esa persona, cuando ya comience a recibir ingresos, ya tendrá una deuda generada que se dio netamente en el área del consumo.

 

Las entidades privadas y los acreedores deben comenzar a entrar en una dinámica de colocación más responsable y que esa colocación de crédito pase por evaluaciones que impidan caer en un vértigo comercial tan fuerte. Así, se evitará el endeudamiento de personas sin flujo de recursos y que nadie asegura además que en un futuro lo vayan a tener.

 

¿Volviendo a la educación financiera, qué rol debe jugar?

La educación financiera debe partir desde la educación básica en adelante. A temprana edad las personas ya están expuestas a este tipo de disyuntivas, por lo tanto es muy importante que se tenga acceso a información financiera y que ésta se incorpore a las mallas curriculares. Así, podrán diferenciar por ejemplo el generar una deuda para consumo y otra como inversión, como se dice coloquialmente la deuda buena o la deuda mala.

 

¿Qué consejo podríamos darle a alguien que se encuentre en esta situación de deuda, ad portas de una judicialización?

Hoy en día, nos vemos enfrentados a un contexto muy distinto al que estábamos cuando se asumió algún compromiso financiero. El dinamismo económico de hace seis u ocho meses es totalmente diferente, todo afectado por el estallido social y la pandemia. Por lo tanto, hoy tenemos chilenos que no están pudiendo cumplir los compromisos que asumieron en el pasado.

 

El llamado es que las personas se acerquen a los acreedores, ellos también tienen que tener claro que estos compromisos se asumieron en tiempos distintos.

En Staff hemos observado que el chileno en general cumple, nadie toma un compromiso con la decisión premeditada de no pagar. Lo que queda por hacer es entrar en una dinámica donde las personas se acerquen al acreedor con el objetivo de flexibilizar los acuerdos. Es una responsabilidad de los consumidores, los acreedores y otra parte muy importante que son los entes reguladores. Así se podrá diseñar un plan de pago teniendo en cuenta el complicado escenario actual.

¿Te interesan nuestros servicios?

Solicita tu primera asesoría gratuita

Reservar ahora