blog / artículos / Defensa en juicio de cobranza y negociación

Endeudamiento Juvenil

3 febrero, 2020

La educación financiera es a todas luces necesaria. Sin embargo, el desconocimiento es solo un aspecto del problema. Debemos preguntarnos por qué los jóvenes están consumiendo de la manera cómo lo están haciendo. La tesis de la inmediatez y la mirada de corto plazo no pareciera ser suficiente para explicar el fenómeno. Un estudio que analiza las prácticas de endeudamiento juvenil en tres generaciones distintas de jóvenes en Estados Unidos (los jóvenes de los 70, de los 80, de los 90 y de los 2000), demuestra que el endeudamiento es más bien una estrategia para sobrevivir en un contexto como el actual en el que los empleos son precarios, en que los ingresos de los empleos a los que acceden los jóvenes son bajos, y en que muchos jóvenes se encuentran desempleados.

La educación financiera es a todas luces necesaria. Sin embargo, el desconocimiento es solo un aspecto del problema. Debemos preguntarnos por qué los jóvenes están consumiendo de la manera cómo lo están haciendo. La tesis de la inmediatez y la mirada de corto plazo no pareciera ser suficiente para explicar el fenómeno. Un estudio que analiza las prácticas de endeudamiento juvenil en tres generaciones distintas de jóvenes en Estados Unidos (los jóvenes de los 70, de los 80, de los 90 y de los 2000), demuestra que el endeudamiento es más bien una estrategia para sobrevivir en un contexto como el actual en el que los empleos son precarios, en que los ingresos de los empleos a los que acceden los jóvenes son bajos, y en que muchos jóvenes se encuentran desempleados.

 

El endeudamiento y su relación con el nivel socioeconómico

 

Existe una importante correlación entre nivel socioeconómico y estructura del endeudamiento. Los jóvenes con posibilidades de acceder la educación superior, por su parte, realizan una importante inversión en matrícula y aranceles. Sin embargo, en caso de deserción o de asistir a una institución de baja reputación, esta inversión probablemente no tenga los retornos esperados en el mercado laboral, convirtiéndose en una deuda más. De hecho, el 70% de los jóvenes en Chile, señala, percibe a la educación como una carga económica o una deuda hacia el futuro. Por otra parte, los jóvenes que no acceden a la educación superior encuentran trabajos en sectores de baja productividad cuyos ingresos, con frecuencia, nos les permiten solventar sus gastos, incurriendo en deudas con bancos o casas comerciales e incluso afectando su futuro desempeño laboral.

 

En ninguno de estos casos puede entenderse el endeudamiento como consecuencia de la falta de visión de largo plazo de los “millenials”. Pareciera más bien resultado del contexto en el que a esta generación le tocó transitar desde la niñez a la edad adulta.

 

¿Qué podemos hacer?

 

Disponer de iniciativas como la campaña para mejorar la educación financiera de los jóvenes es una alternativa que podrá entregar una herramienta que servirá para que entiendan la importancia de saber manejarse con las finanzas y principalmente el endeudarse. Sin embargo, el problema no empieza ni se agota ahí. El endeudamiento no tiene que ver con los atributos de la juventud actual, ni únicamente con la información que manejan, sino con las condiciones que como país le ofrecemos a nuestros jóvenes para integrarse a la sociedad. Es de esperarse que políticas como la gratuidad en la educación superior impacten los niveles de esta problemática de la juventud. Sin embargo, mientras persistan las tasas de desempleo y subempleo juvenil actual, esta tendencia difícilmente podrá revertirse.

¿Te interesan nuestros servicios?

Solicita tu primera asesoría gratuita

Reservar ahora