blog / artículos / Ley de familia

Mediación Familiar y la resolución de conflictos

16 marzo, 2020

Al buscar resolver un conflicto familiar, como regularizar el pago de la pensión de alimentos, fijar régimen de visitas o solicitar el cuidado personal de un hijo, escuchamos hablar del proceso de mediación.

Al buscar resolver un conflicto familiar, como regularizar el pago de la pensión de alimentos, fijar régimen de visitas o solicitar el cuidado personal de un hijo, escuchamos hablar del proceso de mediación.

 

¿Qué implica este concepto y en qué casos es obligatoria?

La mediación es un proceso que busca otorgar un espacio de diálogo directo y participativo entre dos o más personas que tienen un problema. La idea es que conversen sobre el origen del conflicto y las consecuencias que se han derivado de él. Los interesados concurren a la realización de una o más sesiones, acompañados por un mediador que facilita el diálogo en donde todos buscan vías de solución del conflicto.

 

La mediación es un sistema de resolución de conflictos en el que un tercero imparcial, sin poder decisorio, llamado mediador, ayuda a las partes a buscar por sí mismas una solución al conflicto y sus efectos.

 

Los mediadores/as son profesionales especializados, con estudios en técnicas de la comunicación y modelos de mediación, entre otros contenidos. De esta manera el mediador/a facilita el diálogo y aporta profesionalmente para que los afectados tengan las herramientas comunicativas suficientes para finalizar su proceso de la mejor manera. Si la mediación es exitosa, es decir, se logra un acuerdo entre los involucrados, éste será enviado al Tribunal para su autorización.

 

¿Qué ocurre si no se llega a una resolución en la mediación?

En caso de que no se logre un acuerdo, el mediador emitirá un certificado de “Mediación Frustrada” que entregará a la parte que ha solicitado la gestión para acompañar a la presentación de la demanda. Debe contar con la representación de un abogado en materia de ley de Familia para hacerlo.

 

El acuerdo de mediación, aprobado judicialmente, se mantendrá vigente mientras se mantengan las condiciones de las partes. 

 

¿Cuánto dura el certificado de mediación frustrada?

El certificado de mediación frustrada no tiene una duración establecida por ley. Sin embargo, la mayoría de los tribunales le asigna una vigencia de seis meses.  Este proceso se realiza en un Centro de Mediación, que puede ser definido por el Tribunal de Familia, pero también las personas pueden acudir directamente a un Centro de Mediación licitado o a un Centro de Mediación Privado y solicitar una mediación.

¿Te interesan nuestros servicios?

Solicita tu primera asesoría gratuita

Reservar ahora