blog / artículos / Defensa en juicio de cobranza y negociación

Si mi pareja o hijo tienen deudas, ¿pueden cobrarme a mi?

2 marzo, 2021

De acuerdo con nuestra legislación, un cobrador podría alcanzar nuestras pertenencias, aunque las deudas en cuestión pertenezcan a nuestra pareja o hijo. Sin embargo, esto solo puede ocurrir si no tomamos cartas en el asunto, ¿qué queremos decir con esto?, que hay herramientas jurídicas con las que podemos evitar este inconveniente y proteger nuestros bienes.

De acuerdo con nuestra legislación, un cobrador podría alcanzar nuestras pertenencias, aunque las deudas en cuestión pertenezcan a nuestra pareja o hijo. Sin embargo, esto solo puede ocurrir si no tomamos cartas en el asunto, ¿qué queremos decir con esto?, que hay herramientas jurídicas con las que podemos evitar este inconveniente y proteger nuestros bienes.

Es justamente de ello de lo que hablaremos en esta oportunidad, al mismo tiempo que aclararemos las dudas más frecuentes en torno a este asunto.

 

¿Cuál es mi posición ante las deudas de mi pareja o hijos?

Este puede ser un tema complicado, ya que muchos factores intervienen para determinar una decisión legal final, por lo que debemos destacar que las afirmaciones que presentaremos a continuación son genéricas, ya que cada caso es diferente y ciertas condiciones influyen. En caso de estar involucrado en un asunto legal de esta índole, lo mejor será buscar la asesoría de un abogado experto.

Sin embargo, primero debemos tener presente que las deudas adquiridas de forma natural son responsabilidad de quien las contrae y que para ser cobradas a la pareja o padres, es necesario que estos hayan firmado algún documento como  aval. Sin embargo, cuando a un deudor le ingresan una demanda y está en vías de notificación, dicha notificación puede llegar al domicilio de la pareja o de sus padres, si se acredita que el deudor vive allí.

Es solo en estos casos cuando una pareja, padre e inclusive un tercero, puede ver afectadas sus pertenencias a causa de una deuda ajena, y es el momento en que se deben tomar acciones para evitar verse perjudicado por la demanda.

 

¿Qué puedo hacer ante este caso?

Lo que se debe hacer en esta posición, es acudir a un abogado para que realice una gestión conocida como tercería, en la cual en nombre de la persona afectada (no deudora), alegará que los bienes que se encuentran dentro de la casa no son de quien tiene la deuda, sino del tercero, ya que aunque el inmueble no esté a nombre del deudor, sino de su pareja, padre u otra persona, al tener domicilio oficial allí, hay una presunción legal de que los bienes que se encuentran dentro, son de él.

 

¿Cómo comprobar la pertenencia de los bienes?

El hecho de que el inmueble o contrato de arriendo esté a nombre de otra persona que no sea el deudor, es una prueba determinante para la tercería.

En el caso de los arriendos, hay otra alternativa para no perder las pertenencias a causa de la deuda de una pareja o hijo, y es cambiar la titularidad del arriendo.

 

¿Cuándo debe hacerse esta tercería?

Apenas se haya notificado el proceso judicial en contra del deudor. Podríamos decir que la tercería es un mini juicio dentro de la disputa principal.

 

Deudas de otros

 

La sociedad conyugal y las deudas

La sociedad conyugal es uno de los 3 regímenes patrimoniales que existen en Chile y que establece que las parejas que contraen matrimonio bajo este régimen, conforman una sociedad, la cual es dueña tanto de los activos como de los pasivos, adquiridos durante dicho matrimonio, por lo que si una de las partes contrae una deuda, la otra puede verse afectada.

Sin embargo, hay diferentes vías que se pueden tomar para salvar aquellos bienes adquiridos con anterioridad al matrimonio y otras maneras en que se puede proteger algunas pertenencias, pero estos casos se deben analizar muy bien con un abogado especialista en el tema, para así poder encontrar la solución más acorde según las circunstancias particulares de los deudores.

 

¿Quiénes son responsables de las deudas?

El único responsable de las deudas es quien las contrae y el aval en caso de que lo haya. Incluso si el deudor está bajo régimen de sociedad conyugal, solo se verá afectada su parte de las pertenencias y no la totalidad de la misma. Es muy importante entender que no hay manera de que el aval se desligue de su responsabilidad ante una demanda de esta naturaleza, aunque ya no mantenga ningún tipo de relación con el deudor principal.

 

Cuando la deuda pertenece a un hijo 

Ocurre exactamente lo mismo que con las parejas. Un padre puede verse afectado si el domicilio del hijo deudor está en su propiedad y debe proceder de la misma manera para protegerse. Es decir, recurriendo a una tercería.

 

¿Puede mi pareja o mi hijo adquirir deudas en mi nombre?

No, la única manera de que un tercero, sea hijo o pareja, pueda contraer deudas en nuestro nombre, es con un poder amplio y específico, es decir, dicho poder debe contar con una cláusula que autorice a la persona (mandatario) a adquirir créditos a nuestro nombre (mandante).

 

¿Las deudas son hereditarias?

Sí, tanto los activos como los pasivos se heredan por igual, aunque generalmente algunas deudas tienen seguros de desgravamen que se aplican. Esto quiere decir que es posible que al fallecer el deudor, dichas deudas se extinguen.

Es válido mencionar que es poco usual que los acreedores se dirijan contra los herederos, aún así es posible que ocurra. En estos casos, los herederos se convierten en titulares del crédito al momento de hacer la posesión efectiva ante registro civil y lo mejor es estar preparados para salvaguardarnos en caso de que se comuniquen para hacer cobros.

 

¿Por cuántas generaciones puede perdurar una deuda?

No está establecido hasta cuántas generaciones puede saltar una deuda. Sin embargo, debemos tener presente que las deudas prescriben, es decir, que vencen. Aún así, no existe un estándar establecido; cada caso es muy subjetivo y debe evaluarse a profundidad. 

 

También puedes leer: Derechos de las personas: ¿Qué bienes me pueden embargar y cuáles no?

 

Ante una situación similar, ¡nosotros podemos ayudarte!

Si te ves afectado por una situación similar a la que hemos expuesto aquí, nosotros podemos ayudarte a solventarla. Recordemos que cada uno de los casos tienen su particularidad y deben evaluarse meticulosamente con un abogado experto en el tema, para así poder hallar una solución efectiva.

Ciertas condiciones aplican según las particularidades de cada caso. Si te interesa recibir una asesoría legal gratuita para aclarar dudas o inquietudes respecto a tu situación, haz clic aquí, juntos lo podemos solucionar.

¿Te interesan nuestros servicios?

Solicita tu primera asesoría gratuita

Reservar ahora