blog / artículos / Blog / Defensa en juicio de cobranza y negociación

¡Tienes solo 4 días! Organiza tu defensa ante un juicio de cobranza

5 junio, 2020

Definitivamente hay llamadas que a nadie le gusta recibir. Sobre todo, si en los últimos meses hemos optado por un crédito en alguna institución bancaria o casa comercial. En muchos casos, no tomamos conciencia de los que significa involucrarse en este proceso, con importantes compromisos que debemos asumir.

Definitivamente hay llamadas que a nadie le gusta recibir. Sobre todo, si en los últimos meses hemos optado por un crédito en alguna institución bancaria o casa comercial. En muchos casos, no tomamos conciencia de los que significa involucrarse en este proceso, con importantes compromisos que debemos asumir.

A veces esto no pasa. Sabemos que hay cuentas pendientes y no tenemos la capacidad para saldarlas. Poco a poco comenzamos a entrar en el espiral del miedo, hasta que llega el día en que suena el teléfono y nos dicen que estamos en medio de un cobro judicial.

En el momento en que decidimos comprometernos con una deuda, firmamos un contrato donde aceptamos las condiciones e intereses. Por eso, el no cumplimiento de estos términos nos puede llevar a complicadas consecuencias económicas y también legales.

 

Pero, ¿qué es efectivamente un cobro judicial y un juicio de cobranza?

Es la forma en la que un acreedor logra, con la ayuda de medios legales, la devolución de un crédito. Existen varios pasos antes de llegar a esta medida extrema, por eso es muy relevante la planificación, conociendo bien nuestras capacidades de pago.

Primero están las vías de solución administrativas, como por ejemplo los acuerdos o compromisos. Si se agotan estas opciones, aparece entonces la alternativa menos deseada: los tribunales de justicia. Acá comienzan a jugar otros actores como por ejemplo los abogados, los intereses y hasta el embargo de bienes, lo que puede aumentar considerablemente los costos de la operación.

 

¿Qué debo hacer al enterarme que soy parte de un cobro judicial?

Primero que todo, asumir la falta y mantener contacto directo con la institución financiera antes que evitarla. Es importante hacerse presente y buscar acuerdos que sean satisfactorios para ambas partes, aunque hay que dejar claro que el acreedor siempre busca que la deuda sea pagada. También se puede evaluar la posibilidad de vender algún bien material para lograr ese objetivo. Siempre será mejor esa alternativa antes que ser embargado bajo el criterio de los acreedores. Y por último, evitar a toda costa involucrarse en un nuevo préstamo.

 

Cuando las alternativas se agotan y el embargo es inevitable

Luego de haber intentado mantener en pie todas las soluciones posibles llega un momento en que, mientras el teléfono no para de sonar, es momento de afrontar el problema y convencerse del proceso. En este punto, es vital conocer los pasos a seguir para optar a algunos beneficios.

 

Primeras medidas a tomar

La pregunta principal es ¿cuánto tiempo tengo para defenderme en un juicio de cobranza?
Lamentablemente, el plazo que establece la ley es muy corto: solo 4 días hábiles incluyendo los sábados. Éste comienza a correr una vez que se realiza la notificación del requerimiento de pago. Por eso, es fundamental que una vez que se reciba la información de la demanda, el involucrado cuente con un abogado especializado en la protección a deudores para iniciar el trámite con la asesoría correspondiente.

El crédito es una herramienta que puede significar una ayuda base para proyectos u otras inversiones si se utiliza de buena manera, asumiendo los riesgos y compromisos que éste conlleva. Por eso te recomendamos siempre tener un panorama claro de los recursos con los que cuentas, además de tu real capacidad de endeudamiento.

¿Te interesan nuestros servicios?

Solicita tu primera asesoría gratuita

Reservar ahora